Desde hace unos días existe lo que se llama el Plan de desescalada. 4 Fases, cada una de una duración mínima de 2 semanas. Cada una, un paso más hacia la “nueva normalidad”

  • Fase 1 o inicial – ¿Cuándo? Del 11 al 25 de mayo** La administración solo atiende servicios de urgencia, por lo que solo permite matrimonios in extremis
  • Fase 2 o intermedia – ¿Cuando? Prevista del 25 de mayo al 8 de junio** A partir de aquí, sí que se podrán celebrar bodas civiles y religiosas (estas, con el hándicap añadido al decreto que limitará el aforo en lugares de culto al 50%). Siempre y cuando se respeten “las medidas sociales y de higiene correctas”. Las restricciones (por ahora) definidas: Los eventos al aire libre estarán permitidos cuando se junten menos de 400 personas sentadas.
  • Fase 3 o avanzada – ¿Cuando? A partir del 8 de junio ** Permitirá bodas con un número más amplio de asistentes. Se suavizarán las restricciones de aforo y ocupación y se flexibilizará la movilidad general.

** Estas fechas son orientativas, pues sólo se rigen por las 2 semanas mínimas de duración dictaminadas por el BOE del 28/04/2020. Parece ser que el avance y el retroceso dependerá de la decisión que tome el Ministerio de Sanidad y además, será diferente según Comunidad o incluso provincia.
Os aseguro, que resumir hasta aquí, toda esta información, no es fácil. Nos hemos dado cuenta que aún falta mucha pero que mucha información sobre cuáles van a ser los protocolos dictaminados por los futuros decretos para celebrar las bodas este 2020.

Boda de invierno
Fotografía: El Ramo Volador

Al estar en contacto con muchas parejas que estáis preparando vuestra boda para estos meses, estamos viendo (y viviendo) como la incertidumbre puede llegar a desanimar y a inquietar. Queremos hacer un llamamiento a la calma, a la ilusión y a la confianza. Evidentemente todo esto provocará cierto respeto, ciertos temores… pero que no os paralice. Confiad, y preguntad a vuestros proveedores y también a amigos y familiares. El contacto “con tacto” lo tenemos desentrenado; pero las relaciones, la comunicación, es básica para seguir adelante. Cierto es que al ponernos a escribir este post, esto mismo nos sucedió y por ello, decidimos preguntar profesionales que sabemos están muy presentes el mismo día del evento (restaurante, fotógrafos y wedding planner) para saber cómo se están preparando y como creen que serán las bodas a partir de Julio…

¿Volverán a ser las bodas como antes?

“Cómo antes? No, todavía con más ilusión si cabe. Todos lo deseamos. El sector está más ansioso y enamorado que nunca de su oficio. Y los novios, con más entrega y emoción que nunca para celebrar. A lo largo de este proceso, en todo este tiempo, lo que más anhelamos es las risas y sonrisas con nuestra gente, nuestra familia. El compartir. Porque compartir es amar en mayúscula. Celebramos lo bonito de la vida alrededor de una mesa, bailando y cantando, ancestralmente y en nuestra cultura. La incertidumbre nos ha hecho tambalear en algún momento dado, la ilusión no se pierde nunca pero el no saber desespera”.

Nos explica Tarin Oliver Parellada, de la masía Can Ribas de Montbui. Amor e ilusión es lo que respira y transmite esta familia. Ponen corazón, profesionalidad y belleza a cada celebración, a cada evento. No os perdáis su cuenta de Instagram, dónde incluso estos días están compartiendo recetas familiares e ideas geniales.

Toni y Tarin Oliver en las puertas de Can Ribas
Can Ribas por Diana Segura

¿Se podrán celebrar las bodas a partir de Septiembre 2020?

«Queremos esperar que sí. Nosotros le hemos dicho a nuestras parejas que busquen un plan b, pero que Agosto, Septiembre y Octubre las mantengan porque realmente no sabremos como evolucionará todo esto. Los proveedores de las bodas nos estamos adaptando cada día e incluso cada hora actualizando mails, calendarios y excels a un ritmo de vértigo para darle a nuestras parejas todas las opciones que estén en nuestras manos».

Dicen Guille y Sara, fotógrafos de bodas en El Ramo Volador. A diferencia de Tarin, aún no tenemos el privilegio de conocerlos “en persona”… pero desde hace meses seguimos su trabajo y nos parece un equipo que describe a la perfección lo que significa la frescura, el buenhacer, la inquietud, la alegría y las ganas.

Ellos nos recuerdan lo importante que es esta idea de tener un plan B. No es que sea tarea fácil, pues si queréis mantener presentes el “mix de proveedores” (finca, fotógrafo, ceremonia, dj, wedding planner si disponéis…)  para vuestro día, tal vez os será más sencillo volverlos a reunir a todos juntos en 2021 o bien, el próximo invierno (por cierto, Sara y Guille me recuerdan un post precioso sobre como las bodas de invierno son una opción).

“Si nosotros tuviéramos que pasar la boda al invierno no sería por la necesidad de quererla realizar en el 2020, sino porque de verdad os ha gustado la idea de hacer una boda en invierno (…) Las bodas de invierno son preciosas y lo decimos verdaderamente de corazón. La luz, la deco, la magia de esos días hace una perfecta opción para tener un plan B”.

Fotografía: El Ramo Volador

Entonces ¿Es mejor posponer la boda a finales de 2020? ¿o aplazar al 2021?

También hemos tenido el privilegio de poder conocer el testimonio de la Wedding planner Priscila Llorens. Y es de agradecer, pues de primera mano sabemos que pese a que ahora mismo no hayan bodas, ella sigue al pie del cañón haciendo su preciosa labor de acompañar, gestionar y aconsejar a sus parejas en días tan complicados como estos.
En este sentido, nos explica:

«Hay parejas que han decidido aplazar su boda al año que viene e ir a lo seguro y otras que su fecha es agosto, septiembre, octubre, noviembre o diciembre y siguen en pie con su organización ya que no quieren esperar tanto tiempo y prefieren adaptarse a la situación reduciendo invitados y hacerla más intima o buscar las medidas correctas y esperar poderla hacer con toda la normalidad posible.

Decidir cuándo hacerlo y qué es lo correcto es algo muy personal que depende mucho de cada pareja y su situación personal. El inconveniente es que, si todos deciden pasar su boda al 2021 tendrán que ser un poco más flexibles ya que se juntan con las nuevas parejas que ya tenían cerrada su fecha y quizá han de quedarse con un viernes o sábado de temporada baja ya que la temporada alta (que al final son 12 sábados del año: junio, julio y septiembre) está completa.»

r en la que tuvimos el honor de acompañar a Priscila

Fotografía: Robert Marcillas. Imagen de la boda de Carla y Edgar

Pero cuando lleguemos a última fase ¿Qué restricciones tendremos?

Como ya hemos expuesto, esta fase aún está muy desdibujada. Se habla de “suavizar restricciones”, “flexibilizar movilidad general”… No se establecerá un decreto al respecto hasta que pasen unas semanas. Pero sí que podemos tirar de sentido común y de la profesionalidad de muchas fincas, restaurantes y lugares de ceremonia como Can Ribas, que viven para y de su oficio día a día. Esto es lo que nos decía Tarín al respecto:

«Ya se vislumbran unas etapas en las que sabemos con más o menos margen cuando podremos abrir nuestros espacios. Y en la última fase podremos realizar eventos en el exterior de hasta 400 personas (a día de hoy). La gran mayoría de nuestras instalaciones cuentan con grandes extensiones de terreno para ello. Nos encontramos en entornos abiertos, rodeados de naturaleza, en el campo y alejados del “mundanal ruido”. En cuánto lleguemos a la fase 2 (en condiciones pendientes de especificar) y posteriormente a la 3 (prevista para julio) podremos realizar eventos. En Can Ribas contamos con un plan estratégico desde hace más de diez años, con todas las medidas higiénico-sanitarias para garantizar la seguridad de nuestros clientes y equipo de personas. Ahora seguiremos implementando bajo auditoria privada los que nos asesore nuestro laboratorio.»  

Fotografía: Pablo Ricciardulli
Cocina y exteriores de Can Ribas de Montbui

En el mismo sentido, Priscila (experta en crear planes B para sus bodas) nos da un buen conejo y creemos muy clave:

«Creo que si puedes hacer una boda de exterior siempre es mejor ante una pandemia y como plan B jugar con carpas. En el caso de las bodas de invierno lo más adecuado es poder hacer el aperitivo en el exterior y el banquete en un espacio cerrado grande para poder separar un poco más las mesas.

Quiero ser positiva ante la situación que estamos viviendo y confío en organizar alguna boda y poder realizar los sueños de las parejas que han confiado en mí y en mi equipo. ¡Me llena de tristeza cuando veo a parejas derrumbarse al verse obligadas a cambiar su fecha!»

Así pues, volvemos a la misma idea: confiad y escuchad a los profesionales. Son los primeros que os van a cuidar, a entender y a ayudar. 😉  Por nuestra parte, seguimos siendo flexibles y estamos editando diseños para personalizarlos con nombres, frases, #hashtags… ya que no hace falta que lleven la fecha de la boda, por ejemplo. El taller está en marcha con un una persona por turno y seguimos teletrabajando y para cualquier duda, o idea o sugerencia detrás de  info@thisiskool.com,  cuenta de Instagram, e incluso ahora te respondemos vía whatsapp (+34936921310)!

¡Cuidaros mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.